Sala de Prensa

Francia enseña el camino para cerrar el círculo del textil

Andrés Lagares, Gestor de Negocio Textil en WTS Horizon, nos cuenta en este artículo la última iniciativa francesa para avanzar en la circularidad del residuo textil.

En Francia se ha dado un paso más para impulsar la economía circular, el pasado 9 de marzo se publicaba un decreto por el cual se establecen los porcentajes mínimos de reutilización o incorporación de materiales reciclados de los productos adquiridos por el Estado y autoridades locales, bajo contratos de suministro.

Antes del 31 de diciembre de 2022, los ministerios de Medio Ambiente y Economía del país vecino, deberán elaborar un diagnóstico de la implementación de lo dispuesto en este decreto en cuanto a su impacto en el medio ambiente, evolución de las prácticas de licitadores de contratación pública, y sobre la situación económica de los diferentes sectores productivos de los bienes que deben de cumplir con estos porcentajes de reutilización o incorporación de materiales reciclados.

Los criterios de Contratación Pública Ecológica de la Unión Europea, que se trasladan a la legislación española a través del Acuerdo del Consejo de Ministros de 7 de diciembre de 2018, permitirán a las administraciones públicas (Estado, organismos autónomo y entidades de la Seguridad Social) en el desarrollo de su actividad, fomentar y contribuir a los objetivos de sostenibilidad económica y medioambiental.

Dentro de nuestro plan estatal de contratación pública ecológica se recogen una serie de criterios medioambientales generales de contratación, de carácter voluntario, que podrán ser incorporados a los pliegos de contratación como criterios de selección, de adjudicación, especificaciones técnicas y condiciones especiales de ejecución.

No cabe duda de que la medida establecida por el gobierno francés conduce a la realización de una contratación pública con criterios que transportan a la mejora de la sostenibilidad ambiental, y a la vez obliga a las empresas a proponer soluciones innovadoras para atender las necesidades especificadas, generando una gran oportunidad en el ámbito de la investigación y desarrollo. Sería interesante que por parte de las administraciones españolas se valorase la introducción de este criterio a la hora de realizar las contrataciones públicas.

Dentro del listado se encuentran los productos textiles (prendas de vestir, calzado, ropa profesional y accesorios de trabajo, lino, productos textiles y de cuero, artículos textiles) para el cuál se establece que el 20% de la compra pública de estos productos deberán de ser resultantes de la reutilización o que incorporen materiales reciclados.

Esta medida, al igual que la implementación de la responsabilidad ampliada del productor, sitúan a Francia como el espejo donde mirarse para avanzar en la circularidad del textil. Francia ha sido el primer país de Europa en proponer la recogida selectiva del flujo textil, el sistema colectivo y la Responsabilidad Ampliada del Productor, que será obligatoria en Europa a partir del 2025. En la actualidad el país cuenta con 46mil puntos de recogida de residuos textiles, y su índice de recogida es del 38% del material que se pone en circulación.