Sala de Prensa

La tecnología al servicio de la Sostenibilidad

La directora de Sostenibilidad de WTS Horizon nos acerca su reflexión personal sobre el impacto de los adelantos tecnológicos introducidos en el sector Agro.

Cómo la digitalización está cambiando el sector Agroalimentario

En el transcurso de un muy breve periodo de tiempo me ha resultado gratificante a través de la asistencia a jornadas, conocimiento de proyectos de i+D+i, lectura de artículos técnicos y de investigación, ser consciente de la implicación del sector agroalimentario, representado en productores, distribuidores y consumidores, en todo aquello relacionado con el Desarrollo Sostenible en su más amplio espectro de actividad: cultivo, cosecha, manipulación en fresco, transformación, cadena de suministro, logística… Así como en la consciencia, entre un cada vez más amplio sector de la sociedad, de que consumir responsablemente es tan beneficioso como consumir productos derivados de la producción sostenible. Su implicación se hace cada vez más relevante ya que el sector ha tomado conciencia de que las actuaciones que deriva de su actividad afectan directamente a la sostenibilidad.

Tras la aprobación tan esperada de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética y las consecuencias que de ella se desprenden cobra gran relevancia la relacionada con la necesidad de calcular y publicar los resultados derivados de la Huella de Carbono (Emisiones de Gases Efecto Invernadero GEI) como base para elaborar planes de reducción y/o compensación. Esto abre unas expectativas de mejora que se alinean perfectamente con la convergencia en la estrategia de implantación y consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ya conocidos y asumidos por las empresas de cualquier sector y, cómo no, del sector agroalimentario.

Conocedores de la relevancia e influencia de este sector en el Desarrollo Sostenible, es sorprendente el gran número de herramientas puestas a disposición de conseguir este fin de minimización de emisiones de CO2 a través de una mayor eficiencia en la planificación, conocimiento, predicción, mejora de comportamientos y sensibilización de todos los profesionales que de una u otra manera desarrollan su actividad en ello. En todas las fases implicadas en esta cadena, cada vez son más las acciones, estudios de investigación y soluciones que se ponen a disposición del sector para preservar los recursos naturales y hacer de la agricultura y de la ganadería, entre otras, actividades que aumenten en eficiencia, eficacia y respeto hacia nuestro entorno.

Destaca la multitud de información relativa a la aplicación de las modernas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) tales como las redes de comunicación IoT, sensores, sistemas de geolocalización, Big Data, drones… y nos sorprende por su aplicabilidad en el sector agroalimentario. Es innegable no aceptar cómo toda esta tecnología al servicio de este importante sector de la economía española está ya presente y se abrirá paso de manera imparable en los próximos años.  La sostenibilidad de nuestra sociedad, de nuestro planeta, de nuestro entorno, depende en gran medida de las decisiones, desarrollo de procesos, mecanismos de cultivo y uso de recursos naturales que tienen lugar en el seno de este importante sector de actividad.

Centrándonos en la agricultura, la introducción de la tecnología digital ya supone y seguro supondrá sin lugar a duda una nueva forma de entender la misma afectando a los procesos de producción y primera comercialización, interconectando máquinas agrícolas con operarios, y con centrales de transformación. Dispositivos digitales, sensores, satélites, drones…todo ello para maximizar el rendimiento, el uso eficiente de los insumos y recursos facilitando la automatización y la trazabilidad en la producción agrícola y, como no, la protección del medio ambiente.

Se habla ya de “la agricultura 4.0” y se basa, en la disponibilidad de toda la información, suministrada por la gran cantidad de sensores que puedan coexistir en una explotación agrícola. Es la capacidad de poder centralizar los datos a través de conexiones existentes y permitir la toma de decisiones inteligentes basadas en dicha información, bien en tiempo real, bien en diferido. Responder a preguntas como ¿Qué está pasando? (analítica descriptiva), ¿Por qué está pasando? (analítica diagnóstica), ¿Qué va a pasar? (analítica predictiva) y, por qué no ¿Cuál es la mejor decisión? (Analítica prescriptiva) son cuestiones que hoy por hoy son posibles de responder a través de la digitalización integral de la red agroalimentaria.

Hablamos de una dimensión en la que todo está conectado. Todo emite datos que pueden ser captados y analizados de forma masiva. Y tras ese análisis, el usuario recibe las mejores opciones para no errar en su decisión. No nos movemos ya por intuición sino a partir del uso de la Inteligencia artificial aplicada al análisis de datos en la agricultura. Esto se aplica en la secuencia manipulación – transformación – comercialización – distribución, a través de la anticipación a situaciones meteorológicas (adecuando el riego, por ejemplo), a la disponibilidad de cultivos (dimensionando las ventas y comercialización), a la eficiencia de los recursos humanos asignados (en función de previsión de cosecha).

Se abre todo un mundo nuevo en el cual la combinación de dispositivos hardware, software y unas telecomunicaciones cada vez más ubicuas permiten el desarrollo de nuevas soluciones tecnológicas que integren las cadenas de producción, transformación y comercialización a nivel de datos, haciendo más eficiente el uso de recursos escasos (agua, energía, nutrientes, fitosanitarios o zoosanitarios, etc.…), reduciendo el impacto medioambiental de los procesos, mejorando la rentabilidad de la actividad agrícola y ganadera, produciendo alimentos de mayor calidad, más saludables y orientados a los gustos y preferencias de los consumidores.

Autora: Mª del Mar Sánchez Martín Directora de Sostenibilidad de WTS Horizon